jueves, 2 de enero de 2020

La Alquimia, astrologia y teurgia, ciencia suprema de la Iniciacion y el Conocimiento


 



Modernamente, la llamada "Alquimia espiritual" esta muy de moda en los circulos "New Age", con diferentes versiones y visiones, la mayoría como la "trasmutación de uno mismo", resumiéndose en el proverbio ·"trasmuta tu propio plomo en oro", haciendo referencia a la creencia popular de que el oro metal constituía la imagen del propio oro espiritual conseguido por el alquimista.

    En el siglo XIX, el psicólogo suizo Carl Gustav Jung, gran estudioso de los libros de alquimia de la antigua China y de la Europa medieval estableció esa "Alquimia del alma"en cuatro colores por los que pasa la piedra filosofal, equivalentes a los cuatro estados principales de la psique o el alma, la Nigredo o color negro, la Albedo o color blanco, el Citrinitas o color amarillo y el Rubedo o color rojo. La etapa del "Nigredo" correspondía la llamada "noche oscura del alma", en la cual el alquimista se confronta a su propio inconsciente, sus dudas, temores, inquietudes, la Albedo o color blanco correspondía a su propia resurrección, calcinadas las cenizas de sus propias limitaciones, el Citrinitas o amarillo el crecimiento en sabiduría y poder, y el Rubedo o Rojo, la piedra filosofal, el poder ilimitado, el dominio de si mismo y la resurrección completa de su alma.



Nigredo (Regimen de Saturno)



Albedo (Regimen de Jupiter)



Citrinitas (Regimen de Venus)




Rubedo (Regimen del Sol)


   Estos estudios y teorías de Jung fueron adoptados por diferentes ordenes iniciáticas y escuelas de sabiduria modernas como masones y rosacruces como esoterismo fundamental de su doctrina. Modernamente son ya miles las nuevas corrientes y adaptaciones de esta doctrina, existiendo incluso escuelas de Alquimia espiritual, adoptando tanto las teorias de Jung  como las de la antigua alquimia espiritual interna china "Nei Dan", que consistía en la Alquimia interior del cuerpo humano, mediante una profunda meditación interior, y técnicas de respiración y visualización partiendo desde un punto situado cerca del segundo chakra y dando muchas vueltas o  circulaciones de la energía ki por todo el cuerpo para formar así el huevo filosófico o piedra filosofal interna como vehículo del espíritu inmortal después de la muerte.

    De la alquimia espiritual dan buena cuenta también antiguos mitos y leyendas como los de la "resurrección del Ave Fénix", con diferentes versiones tambien procedentes de Egipto, Babilonia, Arabia, Fenicia, Extremo Oriente, etc, que hace referencia también a la resurrección y pervivencia del alma inmortal humana, conectando ahí con el espíritu milenario de la Alquimia. También muchas religiones de la Antiguedad, de todos los lugares donde se conoció la Alquimia, hablan de dioses solares que mueren dando su vida por el pueblo y resucitando como luz espiritual, como el mito de Osiris, Isis y Horus en Egipto, el toro de Mitra en Persia, Apolo y Dioniso en la antigua Grecia, Krishna en la antigua India, etc.

    La Alquimia tradicional consigue también una completa trasmutación de si mismo, del alma humana, mediante la unión de las tres artes herméticas principales: Astrología, Alquimia y Teurgia.
Según la "doctrina de las signaturas", procedente de Hermes, cada mineral, cada vegetal y cada parte del cuerpo humano esta directamente influenciado por uno de los siete astros principales, así, por ejemplo, plantas de aspecto sombrío, fuerte, oscuro, como la belladona o el algarrobo son plantas saturninas, plantas hermosas y de gran belleza como el mirto, el jazmín y el rosal son de Venus, plantas de aspecto rojizo y con pinchos como los cardos y cactus son de Marte, y plantas con flores amarillas y radiadas como la manzanilla o el diente de león son solares.

    Lo mismo ocurre exactamente con el reino mineral. Minerales de color negro o muy oscuro como la antimonita, el basalto o la obsidiana son saturninas, así como el metal plomo, y minerales, gemas y metales brillantes y perfectos como el diamante y el oro son solares.. El alquimista se vale de los minerales, ante todo, para hacer su Gran Obra, captando la chispa de Luz divina atrapada en la materia haciéndola pasar por las Signaturas planetarias hasta el Sol, la exaltación de esa Quintaesencia o Quinto elemento radiante escondida en la materia.

    Asimismo, busca trascender su propia carta astral, limando sus propios obstáculos kármicos y perfeccionándolos para lograr cumplir su propia misión o karma en esta vida para poder trascenderla y liberarse de la prisión carnal de esta dimensión, para ello conoce la Teurgia, el dominio de las naturalezas planetarias o dioses menores (Mercurio, Saturno, Jupiter, Luna, Venus, Marte, Sol), mediante el Dios Uno, la Luz central del Universo o Espíritu Santo mediante la oración canalizada (ora et labora, laboratorio).






    Durante la Gran Obra de la Alquimia, pues, se unen las tres ciencias herméticas, pasando por los regímenes o signaturas planetarias hasta el Sol, mediante los regímenes de Mercurio (color blanco), Saturno (negro), Júpiter (gris), Luna (blanco),  Venus (amarillo), Marte (rojizo), y Sol (rojo, piedra filosofal, elixir del oro potable).



Regimen de Mercurio.


Régimen de Saturno.


Régimen de Jupiter.


Régimen de Venus


Régimen de Marte


Régimen del Sol



Medicina Universal



    Durante estos regímenes el alquimista entra en contacto con esas influencias planetarias y esos dioses menores, por ejemplo en el régimen de Mercurio entra en contacto con Dios, los maestros, el estudio y las dudas, pudiendo en ese momento limar el engaño y astucia como vicio de este planeta, en Saturno se enfrenta a su propia sombra, la piedra se pone negra y el alquimista puede soñar con sus propios temores y fantasmas internos, pudiendo allí renunciar a la avaricia y la tristeza como vicio de este planeta, en el régimen de Júpiter la piedra se pone gris y el alquimista resucita a su propia maestría espiritual, pudiendo en ese momento renunciar a su ambición desmedida, en el régimen de la Luna encuentra su Niño interno, su Cristo interior, pudiendo allí renunciar a su pereza propia de este astro, en el régimen de Venus entra en contacto con la energía sensual y voluptuosa de la Naturaleza, pudiendo allí renunciar a la lujuria, en Marte la piedra ya se pone rojiza y el alquimista ve subir su nivel de energía de fuego, ardorosa, pudiendo renunciar a la ira como vicio de este planeta, y en el régimen del Sol se corona a si mismo con su Medicina universal, pudiendo allí renunciar a su orgullo como vicio de este astro, y curando sus enfermedades y accediendo a nuevos estados de conciencia y conocimiento espiritual.
    Esta es la verdadera alquimia espiritual de la cual proceden la mayoría de alquimias espirituales así denominadas en el transcurso de los siglos , pues desde el antiguo Egipto ya era conocida por ciertas castas sacerdotales para coronarse con el Sol y acceder a la Iluminacion plena, a la liberación de este mundo de sombras.

    Estoy empezando a elaborar en este sentido un curso de Iniciación a la Alquimia, Alquimia espiritual, iniciación a la Alquimia, Astrología y Teurgia, sobre todo para los interesados en Alquimia americanos a los cuales no me es posible enseñar la Gran Obra de laboratorio a distancia, y para todo aquel que desee aclarar sus ideas, conceptos y teorías sobre la Alquimia. Como decía un viejo maestro arabe, "guárdate de emprender el trabajo de la Alquimia sin conocer el objeto de tu estudio de la A a la Z."

    Contacto: eliasartistay@gmail.com




    LA ODISEA DE HOMERO, UNA TIPICA EPOPEYA ALQUIMICA





   El poema épico inmortal La Odisea, atribuido a Homero, del siglo VIII a. de Cristo segun se supone, una obra cumbre de la literatura universal y una de las bases de la civilizacion occidental, que se supone por parte de los eruditos una simple novela literaria que refleja hechos mas o menos históricos ocurridos después de la caída de Troya a manos griegas, en realidad esconde una típica Iniciación hermética, en la cual abundan los mensajes ocultos procedentes de la Astrología, la Alquimia y la Magia.

   No se sabe muy bien quién fue su autor, Homero, ni las razones que llevaron a compilar este poema épico mas allá de un episodio histórico después de la caída de Troya, pero lo que si es cierto es que guarda una sabiduría incalculable, tanto en el plano espiritual y psicológico, como iniciático, en lo cual entra a formar parte la Alquimia como ciencia milenaria, que ya desde épocas muy tempranas se conoció en Grecia de la mano de poetas como Orfeo, Hesíodo, sabios y filósofos como Pitágotas, Platón, Aristóteles, probablemente procedente de los templos egipcios, hindues, asiáticos...

    Empecemos por decir, que los hechos alquímicos y astrológicos ya se empiezan a narrar desde la Iliada, el otro poema homérico anterior a La Odisea, que representa en nuestro Arte una vía alquímica  seca, con la destruccion violenta por la fuerza y por el fuego de una ciudad de piedra bien defendida, con la aparición de la astrología, los dioses favorables a los troyanos (Ares -Marte, Afrodita- Venus, Apolo- Sol, Poseidon- Neptuno...) y los dioses favorables a los aqueos- griegos (Atenea- Minerva, Hermes- Mercurio....) y el en principio neutral Zeus- Júpiter. Los muros de Troya no son sino los minerales y metales que sufren esta violenta trasmutación por el fuego, y el caballo de Troya, el fermento necesario para tal trasmutacion, que resulta en el saqueo de las joyas de Troya a costa de incalculables perdidas en todos los sentidos, como la de los mismos héroes griegos en batalla (Aquiles, Ayax, Diomedes, Agamenon a la vuelta ante la traicion de su esposa), de la cual solo regresa indemne Menelao con su recuperada bella Helena, a un alto precio.



   
 Pero en la Odisea se narra típicamente una vía alquímica húmeda, con el viaje de Odiseo- Ulises por mares desconocidos y enfrentamiento a numerosos peligros hasta volver a encontrarse a sí mismo, su verdadera vida, su patria y su fiel esposa Penélope en Itaca junto a su familia y su casa, para lo cual utiliza la Astrología que fue bien conocida y usada por los navegantes de la Antiguedad para orientarse por mares y tierras desconocidas en sus relojes y cálculos, pero lo mas significativo son los dioses favorables a Ulises (Atenea, la astucia, la sabiduría) y Hermes (la astucia, el estudio, el comercio, la intuición...), con la oposición de Poseidon (la irrealidad, la falsedad, la idealización), que representan el carácter del héroe enfrentado a si mismo y a su destino en una guerra y un mundo que no eran el suyo, obligado a ir por sus amigos Agamenon y Menelao para ayudarles a rescatar Helena de las manos de Paris, príncipe troyano. Dicha epopeya, en realidad, representa el viaje iniciático de todo hombre en la búsqueda de si mismo, de su Yo real aunque para lo cual tenga que enfrentarse a todos los vaivenes y falsedades de la vida, incluidos sus propios compañeros de viaje de los cuales no sobrevivió ni uno después de la disolución completa ocurrida durante la guerra de Troya y el saqueo de esta por los príncipes aqueos, excepto Menelao, el esposo vengador que asalta por la fuerza la ciudad de Troya para recuperar su esposa Helena, aunque a un alto precio, la pérdida de innumerables vidas entre ellas las de todos sus compañeros en una trágica guerra. Ulises, en cambio, representa el tipo de hombre fiel a si mismo, capaz de las mas sutiles astucias y sufrimientos en pos de su fiel esposa Penélope, al contrario que Helena, representando así el corazón verdaderamente amante del alquimista que practica la vía húmeda, que no ceja en su empeño aunque a costa de largos y peligrosos viajes con tal de reencontrar su paraíso celeste y terrestre, su promesa, su verdadero mundo, lo cual nos esta hablando de un viaje iniciático y espiritual, en primer término.


                                                            
                                                  Hermes, el mensajero de los Dioses.


   En cuanto a los hechos en sí de Ulises en la Odisea en nuestra Obra, tenemos los principales regímenes, como el de la tierra de los lotófagos donde estos indígenas se alimentaban de las "flores blancas" del loto que exhalaban un agradable "perfume" que les hacía perder la razón y quedarse allí indefinidamente, no representa sino nuestro régimen de Mercurio, donde ya se perdían algunos aspirantes, sobre todo en la Antiguedad. O al menos, efectivamente, es un régimen que puede resultar muy largo y monótono.


                                       
                                                        Régimen de Mercurio (Aguilas)



                                                              Regimen de Saturno.


   Las siguientes etapas del viaje de Ulises (el "irritado", según las traducciones mas aceptadas, haciendo referencia al "martirio" que se hace del mineral o la meta metálica hasta convertirla en medicina o en oro), hacen referencia al régimen de Saturno, con la llegada a la isla del gigante Polifemo, con un ojo en medio de la frente, que se come a algunos de los compañeros de Ulises, representando la muerte alquímica, de la que sin embargo escapan la mayoría agarrados a los estómagos de los corderos, de "blanca y velluda lana", que no representa sino nuestro régimen de Júpiter.




    Lo mismo viene a significar, aunque representado de otros modos, los episodios de los escollos de Caribdis y Escilla, unos monstruos que podían engullir y partir la nave, que significan en nuestra Obra los inconvenientes del camino en los alquimistas que no tenían maestro en vida que les pudiese enseñar, desviándose de Itaca, evitando oir los cantos de sirena que le hubiesen desviado, llegando incluso a la isla de la maga Circe, que encanta a sus compañeros convirtiéndoles en cerdos ante una pócima bebida de la bruja, lo cual significa nuestro régimen femenino de la Luna. Sin embargo, en este caso nuestro héroe Ulises recibe la ayuda de Hermes, "el mensajero de los dioses" mediante la hierba Molly, "de raíz negra y flor blanca, que crece en lugares casi innacesibles para el hombre", lo cual representa las dificultades que para los antiguos alquimistas significaba la llegada a este régimen de la Obra, pero sobre todo la pócima que prepara Hermes con esta "hierba Molly", que no es sino la medicina para enfermedades veéereas que ya se puede preparar en el regimen de la Luna, que entre otros médicos empleaba Paracelso, con la cual Ulises desbarató el embrujo de Circe convirtiendo en hombres nuevamente a sus compañeros.




    Piedra en el régimen de la Luna, con la cual se elaboraba una medicina para uso externo en enfermedades venéreas.

    Más tarde, incluso, Ulises se ve obligado a bajar al Hades, Pluton, para consultar al adivino Tiresias la ruta adecuada a seguir para llegar a Itaca, donde ha de sacrificar un animal para que acudiesen los espíritus de los desencarnados, incluidos sus compañeros de guerra y su madre, ante lo cual tenemos un acto de magia antigua pero que también significa en nuestra Obra el sacrificio de la mayor parte de la piedra lunar, y el acto de profunda introspección del alquimista para conseguir saber el paso siguiente de su viaje alquímico e iniciático, en las profundidades de su inconsciente (Plutón), si no se conocía el siguiente paso alquímico de boca de un maestro en vida.

    Ya de nuevo en tierra, y habiendo perdido a todos sus compañeros, llega a la isla Ogigia donde pasa 7 largos años con la ninfa Calypso, lo cual significa en nuestra Obra el régimen de Venus, el de los placeres sensuales que significa esta diosa, aunque completamente solo y sin saber que camino tomar, hasta que Hermes se compadece de el a sus ruegos exigiendo a Calipso la botadura de una nave que lleve a Ulises de vuelta a casa, a la isla de los feacios.



Piedra en el régimen de Venus.


       En la isla de los feacios, es por fin reconocido por el rey Alcinoo ante los relatos de Ulises de su azarosa vida, y allí se le bota otra nave con ropas reales, joyas y compañeros remeros, que le portan por fin a su amada Itaca, donde sin embargo arriba con un aspecto muy envejecido, para que su hijo Telemaco, su esposa y sus criados y los malvados pretendientes de su esposa Penelope no le pudiesen reconocer.

    Pero, después de contemplar los desmanes de los pretendientes, robando y desolando su casa natal, por fin es rejuvenecido de nuevo por Atenea y Hermes, con lo cual arma a su hijo y sus compañeros, que tienden una emboscada a los pretendientes matándolos a todos. Esto significa en nuestra Obra, el régimen de Marte, el dios guerrero.



                                                         Piedra en el regimen de Marte.


   Después de lo cual, Ulises se presenta a su amada esposa, que no podia creérselo ante la emoción y cae desmayada, y Ulises se reencuentra también con su anciano padre y toma posesión de nuevo de su casa, su vida y su mundo. Esto representa al alquimista en el régimen del Sol, donde de nuevo regresa a casa encontrándose con su verdadero ser, su paraíso y su verdadera vida, del hombre, del alquimista, del viajero, aventurero, guerrero, que ha sobrevivido a todos los embates de la vida pese a la oposición de los mismos astros y dioses y elementos (Neptuno, Marte, Venus, Sol, Eolo), con la única ayuda de su propia astucia (Atenea) y su propia inteligencia (Mercurio), y la indiferencia del mismo Zeus padre la mayoría de las veces. Todo ello, viene a significar la propia Obra de si mismo, la propia Alquimia espiritual a la que aspira un verdadero hombre, una alma integra como es la del alquimista y el hombre integral, que pese a la oposición o la aparente indiferencia del Cielo y del Destino, es capaz de superarse a si mismo y conseguir su meta final en la vida, el hombre trascendido a su carta natal y recuperado todo su poder con la Piedra filosofal. Trayectoria cual vi en mi propio padre, el maestro Simon H, tan trabajado y tan poco comprendido y reconocido por sus semejantes.

    Sin ninguna duda, una Obra cumbre de la literatura universal y del espíritu humano durante todos los tiempos. 


Piedra al Rojo en el regimen del Sol.



---------------------------------------------------------------

Advertencia:Todos los contenidos de este blog son de uso estrictamente recreativo y personal. Por medio de este blog no se venden elixires ni tratamientos terapéuticos de ningún tipo. El autor del blog y las imágenes es completamente autodidacta, amante del Arte Hermético, y ajeno por completo a ninguna organización empresarial o esotérica en ninguna de sus variantes, no responsabilizándose por ello de ninguna interpretación o puesta en practica por parte de personas ajenas al autor del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario